En esta entrada te voy a mostrar como es volar en ultraligero, tanto para quien realiza su primer bautismo de vuelo como quien como yo, que estoy haciendo las prácticas para mi licencia de piloto ULM.

Lo primero antes de empezar a volar es realizar el plan de vuelo, donde vemos las distintas predicciones meteorológicas y como reservamos por así decirlo la pista de vuelo para despegar.

El siguiente paso es de revisar todo el funcionamiento del ultraligero antes de acercarse a la pista de despegue. Este punto es muy importante, debemos asegurarnos que la aeronave funciona perfectamente, tiene todos sus niveles correctamente y todo funciona como debe.

Los ultraligeros son aeronaves que no pesan más de 450Kg al despegue, por lo que el modelo que tenemos, un Pecnam P92 Super no pesa más de 250kg. Esto hace que a la hora de despegar, la aceleración se siente mucho en la cabina, nada que ver con un avión comercial.

Vista desde el ULM

Nos dirigimos hasta la pista de despegue y nos ponemos en la situación correcta para comenzar a acelerar y despega el ULM. Y aquí es donde empieza lo bueno, las sensaciones cambian completamente en el momento que las ruedas se elevan del suelo y comenzamos a sentir como el aire maneja el ultraligero.

Las sensaciones cambian completamente con respecto a lo que es una conducción en coche como estamos acostumbrados. Notamos que el ULM se desliza por el aire y podemos comprobar como es volar en ultraligero, completamente distinto a lo que notamos cuando volamos en un avión comercial. Es una sensación más auténtica!


Una vez en el aire, la vista es espectacular. Desde la cercanía del aeropuerto se puede ver toda la ciudad de Córdoba, el Guadalquivir, la sierra y la Campiña. Aunque conozco perfectamente la ciudad, desde el aire se ve completamente distinto, se distinguen muy bien las diferentes zonas y las distancias, al menos las primeras veces que volamos.

Después de 40 minutos de vuelo, nos dirigimos al aeródromo para aterrizar. Esta es una de las maniobras más difíciles para un alumno como yo, que apenas comienzo a volar. Una de las cosas más interesantes de poder volar en un aeropuerto como el de Córdoba, es la de tener muy buenas instalaciones, sobre una pista perfectamente asfaltada y señalizada.

Pista del aeródromo de Córdoba

Con la ayuda del instructor, el aterrizaje lo realizamos de forma perfecta y sin contratiempos, por lo que el vuelo en Ultraligero es completamente seguro, o al menos es la sensación que tengo en todo el proceso de aprendizaje.